¿Sabías que las personas contagian de su energía y emociones los espacios que habitan? sí, así es. Tu casa eres tu: no solo refleja tus gustos decorativos, sino también tus emociones, experiencias vividas, y recuerdos. Lo mismo pasa con tu sitio de trabajo e incluso tu carro, si tienes uno.

Si has estado en casas viejas, por ejemplo en el centro de la ciudad, es muy probable que percibas la “densidad” del ambiente. Haz cuentas, casas con cientos de años, ¿cuantos dueños han podido tener?! y cada uno de ellos ha dejado parte de su energía en el lugar…

Las oficinas también son espacios que se cargan muy fácilmente de energía baja ya que mucha gente circula en ellas, llevando estrés, mal genio, ansiedad, un poquito de celos profesionales, en fin! y todas estas emociones se quedan en el ambiente y se van acumulando.

Cómo reconocer si debo hacer una limpieza energética

  • Al entrar se siente pesado el aire, se dificulta respirar profundamente.
  • Trasteo a lugar usado. Así no sientas el ambiente denso, hay que limpiarlo para que empieces a construir esta nueva etapa en armonía.
  • Presencia de moscas o mariposas negras. Por favor no las mates, solo limpia la energía del lugar!
  • Las personas que habitan el espacio están constantemente malhumorados.
  • Tuviste una pelea en el lugar, o lloraste por una pena (es decir, liberar una emoción fuerte en el espacio).
  • No puedes dormir o tienes sueños intranquilos.
  • Se agota tu energía.
  • Sentir sombras

Cómo limpiar energéticamente el lugar

  • Humo. Es muy purificador, puedes quemar un incienso, ó,  hierbas como la salvia o tomillo.  Luego se pasa el humo por todo el lugar, especialmente en las esquinas, teniendo en mente que estas limpiando la energía.
  • En lugares donde no se puede quemar nada, como en las oficinas, puedes poner en un vaso comino en pepa. También sirve el polvo de ajo, canela ó clavo. Los dejas por una semana y luego los reemplazas si la energía sigue pesada.
  • La sal es considerada protector energético universal. Puedes dejar puñados de sal alrededor de la habitación y barrerla al día siguiente. Otra opción es poner sal marina en vasos plásticos con agua y la botas al día siguiente por el desagüe.
  • Aplaudir, abrir ventanas, organizar, poner música suave, prender velas, colocar matas o cristales, son otras opciones.
  • Colgar una mata de sábila, es una buena tradición de las abuelitas.

Todas las opciones anteriores son muy efectivas. Para complementarlas puedes invocar al Arcángel Miguel para que te apoye en el proceso. Por ejemplo, “Arcángel Miguel por favor ayúdame a limpiar este lugar y llénalo con tu luz”,   y mientras lo dices vas prendiendo el incienso o vas poniendo la sal, o la opción que hayas escogido.

Espero te haya quedado claro. Cualquier duda, estoy para servir.

Abrazos dorados!