A partir de esta noche (20 de enero) se empezará a ver en Colombia hacia las 9 pm. el eclipse de luna, que además viene acompañado de una Superluna (cuando la Luna alcanza su punto más cercano a la Tierra). Al momento en que la Luna deja de recibir los rayos del Sol debido a la sombra que le produce la Tierra, se le dice “Luna de Sangre”, pues la Luna adquiere un color rojizo. Así mismo a esta primera luna del año se le dice, “Luna del lobo”, por tradición de los indios de Norteamérica, pues los lobos le aúllan a la Luna en las heladas noches de invierno.

La fase parcial del eclipse para Colombia será a las 10:30 p.m., y la totalidad comenzará a las 11:41 p.m.

La luna es la representación de nuestros aspectos inconscientes y emocionales. Es probable que hoy y los siguientes días te sientas en un carrusel de emociones. La luna “ilumina” los desequilibrios en nuestras relaciones – con nosotros mismos y con los demás. Es decir, nos muestra lo que antes no veíamos (o no queríamos ver). Pero no hay que desanimarse, todo lo contrario, la luna nos da claridad en nuestro sendero. Por esto, el eclipse es una excelente oportunidad para cerrar finalmente ciclos emocionales que nos angustian, molestan, perturban o nos bajan el ánimo.

El Arcángel Haniel nos ayuda a traer gracia en nuestra vida a través de las relaciones interpersonales. Así que cuenta con ÉL en este momento para que puedas interiorizar la energía lunar con calma y expresar amor, belleza, pasión, armonía y gracia en tu vida.

Ritual para cerrar todo aquello que no nos deja avanzar:

  1. Escoge un lugar donde puedas estar tranquilo por unos 20 minutos. Puedes poner música suave, prender una vela e incienso.
  2. Respira profundamente por la nariz y exhala lentamente por la boca. Relaja todo tu cuerpo, desde tus pies hasta el cuero cabelludo.
  3. Lleva tus manos al corazón y llama al Arcángel Haniel, puedes decir o pensar algo así: Arcángel Haniel, te pido que me acompañes en este ejercicio y que me guíes para que el eclipse de luna me de claridad de los aspectos que aún necesito cerrar, liberar, perdonar y sanar en mi vida.
  4. Toma un papel y lápiz y haz una lista de personas o situaciones de tu pasado o presente que aún sientes que te molestan, generan inconformidad, te irritan o te quitan la paz, te duelen, etc. También escribe decisiones que te arrepientes de haber tomado.
  5. Desahógate para cada uno o cada cosa que hayas escrito en el punto 4: lo que callas y no puedes comunicar, lo que quisiste haber dicho y no pudiste, escribe tus sentimientos de dolor, tristeza, injusticia, rabia…
  6. Perdonar. Lleva todo lo anotado del punto 4 y 5 y llévalo a tu corazón. Imagina, piensa o siente que lo envuelves con luz azul tenue y pides al Arcángel Haniel que te muestre qué necesitas aprender de cada sentimiento o de cada persona o de cada situación que escribiste. Recuerda que todo lo que vivimos es un reflejo de lo que sentimos hacia nosotros mismos. Así que en vez de culpar o responsabilizar a otros, la tarea es ver en nosotros mismos que nos están enseñando.
  7. Respira profundamente. Imagina la luz de la luna entrando por tu coronilla y desplazándose por todo tu cuerpo hasta llegar al centro de la Tierra.
  8. Agradece. Así no entiendas que necesitas aprender, da las gracias. Luego toma el papel donde anotaste todo y entiérralo en la Tierra, es al abono para lo nuevo que llega a tu vida. Así renaces como el Ave Fénix con más fuerza y pasión por lo que haces y por quien eres.
  9. Da las gracias al Arcángel Haniel y a ti mismo por permitirte este espacio. Respiras profundo, levanta tus manos al cielo y siente la nueva energía.

Consejos para el resto de días post eclipse:

  1. Si sientes dolor de cabeza o mareo, ancla la energía. Puedes imaginar que de tus pies sale un tubo de luz que se conecta con el centro de la Tierra. También puedes abrazar un árbol con la intención de anclar tu energía a la Tierra.
  2. Trabaja tus emociones contigo mismo, no hacia los demás. Como estamos tan sensibles somos vulnerables a explotar hacia otros. Para evitar ésto, tan pronto nos demos cuenta que estamos perdiendo el control, podemos respirar profundo, tomar agua y si es necesario retirarse de la habitación.
  3. Evita tomar decisiones en estos días.

Muchas bendiciones!

Adriana Sierra S